martes, 3 de noviembre de 2009

Electorales

Estos tiempos traen recuerdo "electorales". Corrían los tiempos en que los grandes eran chicos, los del medio "enanos" y Billy no existía. A la madre, se le ocurió organizar una comisión receptora en el baño de visitas. Con urna y listas, de los montones que habían recogido los chicos en los tenderetes de las calles.
.
El que estaba más exitado era el emperador romano del post de más abajo. No veía el momento de "sufragar". No bien entró en el cuartito, sus hermanos dieron la voz de alerta. Algo les olía a "fraude electoral". La demora era injustificada, la urna estaba dentro del elegante cuartito y los antecedentes del ciudadano no eran muy "prolijos". Trataban de abrir la puerta pero estaba cuidadosamente trancada.
.
Al final salió el ciudadano emperador, corriendo antes de que nadie lo pudiera "tacklear". Los temores se justificaban. En un rápido escrutinio de control, se pudo observar que había sacado los votos anteriores y puesto las papeletas que le gustaban. Que eran las del jingle más pegadizo.
.
Bestia pero divertido!

2 comentarios:

Jorge dijo...

Juan,

No es cierto que quise defraudar el voto popular. Mas bien quise corregir el sentimiento del lumpen proletario, que si bien es bueno escucharlo, tantas veces se equivoca...

Jorge

j.a.varela dijo...

Jorge, eres incorregible. A ver si te conectás alguna vez para charlar.